ESPECIALIDADES

Hiperplasia prostática

Es el crecimiento de la próstata. Es normal conforme avanza la edad de un hombre. La próstata se ubica en la parte baja del abdomen, detrás de la vejiga, por lo que cuando crece, puede causar molestias como: problemas para comenzar a orinar o para detener el chorro, frecuente necesidad de orinar, chorro de orina débil o sensación de que la vejiga no se ha vaciado por completo.

Litiasis renal

Se llama así a los cálculos que se forman en los riñones. Son depósitos de minerales que se cristalizan, y pueden alojarse en cualquier parte de las vías urinarias. El principal síntoma que causan es el dolor, que puede sentirse a los costados del torso o bajar por el abdomen hasta la ingle. Puede presentarse en oleadas (su intensidad varía) o al orinar. También puede haber sangre en la orina, náuseas y vómitos.

Incontinencia urinaria

Es cualquier pérdida involuntaria de orina que supone un problema social o higiénico. Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en adultos mayores. Los escapes de orina pueden suceder cuando alguien: carga cosas pesadas, ríe o tose; siente de pronto una intensa necesidad de orinar y no alcanza a llegar al baño o moja la cama por la noche.

Infección de vías urinarias

Se da cuando las bacterias invaden cualquier parte de las vías urinarias (riñones, vejiga, uretra). Según la parte donde se alojen, las infecciones pueden dar síntomas como: dolor en los costados del abdomen y en la espalda, fiebre, orinar frecuente y dolorosamente, sangre en la orina, ardor al orinar o secreción que sale por la uretra. Si no se tratan, estas infecciones pueden causar daño permanente a los riñones.

Enfermedades de transmisión sexual

Se contraen por el contacto con los genitales o los fluidos sexuales de otra persona durante prácticas de sexo vaginal, anal u oral. Son causadas por diversos virus, bacterias y parásitos. Aunque cada infección tiene síntomas específicos, en general son signos de alarma: secreción (amarilla o verde) por la uretra o la vagina; comezón en los genitales; ardor o dolor al orinar; molestias durante o después de las relaciones sexuales, y llagas, verrugas o ámpulas en la zona del contacto sexual (genitales, boca o ano).

Varicocele

Dilatación de las venas que drenan la sangre de los testículos. Es un problema común que afecta hasta un 15% de los jóvenes, y es la patología escrotal más común. Más frecuente del lado izquierdo. La mayoría de las veces es asintomática; los síntomas más comunes son dolor testicular, sensación de pesadez en el saco escrotal. El diagnóstico es por medio de la exploración física y estudios de gabinete.

Disfunción eréctil

Es la incapacidad recurrente de lograr y mantener una erección lo suficiente para completar una relación sexual satisfactoria. Se considera un signo temprano de enfermedad cardiovascular, por lo que se recomienda valoración médica. Existen diferentes opciones de tratamiento, desde medicamentos por vía oral, terapia transuretral, inyección intracavernosa hasta prótesis de pene.

Es importante solicitar una consulta si presenta alguna de esas condiciones o tiene dudas sobre su salud.

Ir arriba